Ligamento Cruzado Anterior LCA

LCALas lesiones del ligamento cruzado anterior de la rodilla tambien conocido como LCA son una de las patologías más limitantes para los deportistas. La inestabilidad que produce en la rodilla no permite en la mayoría de los casos la práctica deportiva. Es por eso, que la mayoría de ocasiones requiere una cirugía reconstructiva del LCA.

El tipo de reconstrucciones ha variado desde hace más de un siglo. Los primeros intentos de reparación del propio ligamento cruzado anterior no ofreció unos resultados favorables por lo que actualmente no es una opción viable. La reconstrucción del ligamento cruzado anterior con diferentes tipos de injerto y la posición en los que se sitúa el nuevo ligamento son las variables que podemos encontrar hasta la actualidad.

El uso de injerto del propio paciente es la práctica más frecuente. Básicamente la porción central del tendón rotuliano conocida como HTH (hueso tendón hueso) y los tendones isquiotibiales (tendón del músculo semitendinoso y del recto interno o gracilis) son los más usados en todo el mundo. El tendón cuadricipital está aumentando su uso aunque globalmente está menos extendido.

Los principales problemas de estos injertos se relacionan primero con la zona donde se extraen, la zona dadora, y en segundo lugar los problemas de dolor residual en la cara anterior. El éxito de esta cirugía del LCA se basa en la capacidad de conseguir que el paciente vuelva a realizar las actividades tanto deportivas como laborales que eran posibles con su ligamento íntegro.

En la práctica de deportes que exigen una rotación de la rodilla es más frecuente el uso de injertos de origen rotuliano por presentar una mayor fijación ósea y una menor laxitud de las fibras. De todos modos el elemento que se debe tener más en cuenta es cómo se coloca el injerto. Por ello, lo más importante es la posición de los puntos donde se ubica el nuevo ligamento. En la actualidad la mayoría de equipos expertos en reconstrucción de ligamento cruzado anterior como el equipo del doctor Cugat utilizan las técnicas de reconstrucción anatómica, intentando imitar la posición y función del LCA natural.

El uso de injertos de donante también es frecuente por el gran número de pacientes que han presentado más de una lesión de su ligamento cruzado anterior y no permiten el uso de autoinjertos o simplemente prefieren no usarlo. Los resultados también son excelentes, evitando los problemas de la zona dadora.

La técnica de reconstrucción del ligamento cruzado anterior LCA combina una multitud detalles que deben ser tenidos en cuenta y que es muy recomendable que sean practicados por equipos altamente experimentados.

La evaluación de resultados se mide respecto la capacidad de retorno al deporte junto a baterías de test específicos de lesiones del LCA.