Artrosis

La Artrosis, según el informe de Health at a Glance de Europa 2012 de la OECD, se estima que a nivel mundial el 9,6% de los hombres y el 18% de las mujeres mayores de 60 años tienen una artrosis sintomática. Se considera que la edad es el factor predictivo principal para el desarrollo y la progresión de la artrosis. La artrosis es más frecuente en mujeres, se incrementa a partir de los 50 años y afecta con mayor frecuencia a manos y rodillas. Otros factores de riesgo incluyen obesidad, herencia genética, sedentarismo, tabaco, exceso de consumo de alcohol y traumatismos previos.
A pesar de que no hay estudios concluyentes sobre la prevalencia de artrosis en los distintos países europeos, si que se evidencia que el número de pacientes afectados por artrosis se ha incrementado en las últimas décadas. En España, las prótesis de cadera han aumentado un 25% y las de rodilla se han doblado durante la última década. Se espera que el número de pacientes afectados de artrosis siga incrementándose debido a 3 circunstancias: el aumento de edad de la población con lo que se incrementa el número de personas mayores de 60 años, el incremento de la prevalencia de la obesidad como factores de riesgo para la artrosis, siendo éste el más relevante después de la edad y el sexo; y el aumento de práctica de deportes de contacto y riesgo que conllevan mayor riesgo de padecer lesiones traumáticas. El segundo punto es especialmente importante ya que existe una tendencia creciente de obesidad infantil y juvenil lo cual podría reflejarse en un incremento de población joven afectados de artrosis.

La prevalencia global de la artrosis de rodilla estandarizada por edad es del 3.8%, mientras que de la artrosis de cadera es del 0.85%, sin que se hayan observado cambios en la prevalencia desde 1990 a 2010, aunque sí en gasto sanitario.

Desde el punto de vista clínico el síntoma principal de la artrosis es el dolor articular, de características mecánicas en relación con el uso de la articulación. Inicialmente es autolimitado pero a medida que la enfermedad avanza se vuelve más persistente. Pero además del dolor, la artrosis se caracteriza por rigidez después de un periodo de inactividad, deformidad articular, inflamación e impotencia funcional.

Según el estudio ArtRoCad realizada por la Sociedad Española de Reumatología y la Sociedad Española de Médicos de Asistencia Primaria, la gonartrosis triplica la prevalencia de la coxartrosis, 66.3% gonartrosis contra 23.5% coxartrosis. El 10% presenta afectadas ambas articulaciones.

Nuestro grupo inicio la aplicación clínica de infiltración intraarticular de Plasma Rico en Plaquetas en humanos con OA de rodilla tras haber estudiado la literatura referente al tema. Paralelamente a ello se realizaron 2 Trabajos de Investigación sobre defectos condrales en cóndilos femorales de conejos tratados con infiltraciones intraarticulares de Plasma Rico en Plaquetas PRP y se recogieron y publicaron los resultados obtenidos de pacientes afectos de OA en rodilla tratados con infiltraciones de PRP.

Los resultados mostraron una tendencia a la regeneración del cartílago y en el "PRGF-Endoret Intra-Articular Injection in OsteoArthritic (OA) Knee. A Non Randomized Prospective Longitudinal Analytical Study" todos los parámetros estudiados mostraron mejoría siendo estadísticamente significativos En base a todo ello se ha decidido realizar varios ensayos para evaluar en rodillas afectas de OA la eficacia de la infiltración intraarticular de los diferentes tratamientos: células regenerativas derivadas de médula ósea (CMO), células regenerativas derivadas de la grasa (ADRCs) y Plasma Rico en Plaquetas PRP.

La osteoartritis de rodilla es una enfermedad de los elementos intraarticulares que ocasiona dolor e incapacidad funcional. Es una de las principales razones por las que se acude al consultorio médico.

Con la edad esta enfermedad se agrava y afecta a más número de personas, de manera que si entre los adultos se pueden hablar de cifras del 52% de afectados, en segmentos de población de más edad se puede estar hablando de un 85%. Además, a partir de los 50 las mujeres se ven más afectadas que los hombres. La OMS definió la Artrosis como la resultante de fenómenos mecánicos y bioquímicos que desestabilizan el equilibrio entre la síntesis y la degradación del cartílago y el hueso subcondral. Hoy en día se sabe que ese desequilibrio además de la edad como ya se ha dicho, lo pueden causar otros múltiples factores: el sexo, la genética, la raza, el clima, el peso corporal, el trabajo, la actividad física y el deporte, las lesiones mecánicas, la densidad mineral ósea, la dieta, el consumo de alcohol y tabaco, patologías asociadas.

Los tratamientos convencionales médicos tienen repercusiones negativas en la salud de los pacientes ya que afectan otros aparatos y sistemas, y además en la economía por el gasto farmacéutico que implican.

Los tratamientos convencionales quirúrgicos son resolutivos temporalmente. Con el paso del tiempo se desgastan y dado que los pacientes tienen más edad que cuando recibieron la primera intervención, presentan más dificultades para realizar el siguiente acto quirúrgico, además de mayor riesgo para la salud del paciente puesto que tiene más edad cuando debe ser reintervenido y vuelve a haber un nuevo gasto económico para realizar ese trabajo.

La Medicina Regenerativa que plantea un cambio radical en el cuidado de la salud, ofrece el reto de usar el potencial de las células madre para solucionar problemas de salud y retrasar procesos degenerativos. Usar las proteínas inductoras y las células que se activan por las mencionadas proteínas supone la posibilidad de solucionar lesiones con los propios recursos del cuerpo además de sumar años con mayor calidad de vida.

No obstante, aún no hay trabajos concluyentes que despejen dudas tales cómo: ¿es suficiente el tratamiento con proteínas inductoras de procesos regenerativos o es necesaria la aplicación de células que respondan a los estímulos de esas proteínas? ¿si se usan células qué cantidad es efectiva? ¿Qué tipo de células son las adecuadas para solucionar la Artrosis de rodilla?